10 cosas que hacer en Cajamarca, Perú

Cuando leo post de gente viajando por Perú, la mayoría de las veces son por las mismas ciudades en Cuzco o Arequipa, pero casi nunca visitan Cajamarca, al norte de Perú. Cajamarca es mi ciudad favorita del país.

Tengo un vínculo muy especial con esta ciudad por la ONG con la que trabajé muchos años, además he vivido brevemente allí y, después de Lima, es la ciudad que más he visitado, probablemente unas 15 veces.

Cajamarca es cultura peruana y el tiempo pasa diferente en esta capital andina.

Cajamarca aún no ha experimentado un boom turístico como otras ciudades del país y es visitada principalmente por peruanos. Sin embargo, no solo la ciudad merece una visita, los alrededores también son dignos de pasar algunas noches y explorar.

Ha sido complicado encontrar solo 10 cosas para enamorarse de esta ciudad, pero estos son mis 10 imprescindibles en Cajamarca, y tras experimentaros estoy segura de que te convertirás en un fan de este lugar emblemático.

1. Plaza de armas & Catedral

La plaza de armas de Cajamarca es donde la vida pasa, todo el mundo pasa por la plaza en algún momento del día.

Esta rodeada de zonas verdes, aunque está prohibido sentarte en el césped, y si lo haces, probablemente uno de los cuidadores aparecerá y te dirá que te sientes en otro sitio.

Desde la plaza tendrás una vista perfecta de la catedral y la Iglesia de San Francisco una en frente de la otra, también puedes ver el cerro Apolonia y los arcos de varias calles.

Compra un helado, un alfajor o cualquier otro capricho, siéntate y disfruta de estar en el corazón de la ciudad.

La catedral es el edificio más pequeño a un lado de la plaza, no te confunda con el edificio grande, eso es San Francisco. La catedral tiene la fachada barroca inacabada, aunque se tardó casi 80 años en construir. En uno de los lados, verás un reloj de sol que solía estar en el centro de la plaza.

Visita la plaza durante el día, perfecto si quieres reservar algún tour por los alrededores ya que casi todos los tours operadores están aquí.

Pero no olvides visitar la plaza también por la noche cuando la catedral se ilumina y los locales se reúnen.

2. Las calles de Cajamarca

La mayoría de las calles de Cajamarca están limpias, a diferencia del resto de las calles de Perú.

Camina por sus calles adoquinadas Caminarás principalmente sobre adoquines disfrutando de los techos de tejas y sus fachadas únicas, es muy agradable caminar por estas calles, especialmente por el centro de la ciudad.

Cajamarca acoge anualmente concursos nacionales de pintura, por lo que es muy común ver pintores en las calles.

Casi siempre pasa algo en las calles: un artista pintando, un grupo de jóvenes bailando, vendedores… es difícil aburrirse. Si te puede la curiosidad, no dudes en pedir permiso para entrar si hay una puerta abierta, hay muchas tiendas escondidas, restaurantes y hermosos patios alrededor de la ciudad.

Si te cansas de caminar simplemente siéntate y mira pasar la vida de Cajamarca. Cuando se pone el sol, la plaza principal se ilumina y se convierte en un punto de encuentro para los locales, por las noches es un buen lugar para divertirse y sentir el ambiente local.

¿Estás buscando más consejos para visitar Sud América? Estos post pueden ayudarte a planear tu viaje:

3. Rosquitas & Manjar blanco

Cajamarca tiene dos de mis comidas favoritas en Perú, una de ellas sus famosas rosquitas y manjar.

Las rosquitas son galletas, ni dulces ni saladas, pero muy adictivas y las compañeras perfectas para el manjar blanco.

Si eres goloso, el manjar te sabrá delicioso, pero ten en cuenta que es dulce, ¡muy dulce! Comerme una rosquita con manjar es mi actividad favorita.

En la calle Jr. Amazonas, cerca de la plaza de armas y del mercado central, se pueden encontrar un montón de tiendas que venden bolsas de rosquitas y manjar de diferentes tamaños además de otros productos locales como queso o yogur.

Pide degustar una muestra de rosquita o queso antes de elegir el que más te guste, siempre tienen algunas bolsas abiertas para los clientes. Algunas de las marcas como Campos han estado haciendo rosquitas desde 1928, ¡por algo será que siguen haciéndolas 90 años después!

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Rosquitas de Cajamarca (@rosquitascajamarquinas)

4. Cerro Apolonia

¿He dicho ya que caminar por las calles de Cajamarca es genial?, pero ¿qué te parecería tener una vista completa de la ciudad desde lo alto? Puedes, y debes porque es posible desde el mirador de Santa Apolonia.

Cajamarca está ubicada en un valle, así que si miras hacia arriba desde la plaza de armas verás una gran cruz, es imposible perderse.

Tienes que subir unas cuantas escaleras y caminar hasta llegar a este cerro, está básicamente a dos cuadras de la plaza, sin embargo, la altitud hará que te canses antes de lo normal, pero vale la pena.

En el camino, encontrarás algunos vendedores y una pequeña capilla dedicada a la Virgen de Fátima, desde aquí tendrás que pagar una entrada (menos de un dólar) para llegar al mirador.

Desde lo alto del cerro la vista de la ciudad es muy chula. Imagina que en tiempos pasados adoraban la lluvia y estudiaban las estrellas desde el cerro. Si te es difícil imaginarlo, busca a uno de los chicos vestidos de inca que siempre hay arriba listos para ofrecerte la “foto turística”.

5. Caldo verde

En el número tres tenemos el dulce, pero ¿qué plato de comida puedes pedir en un restaurante? Solo hay una respuesta válida para mí: Caldo verde.

Vale que su nombre no suena muy atractivo, pero es sabroso y muy reconfortante.

La sopa está hecha de hierbas molidas, la principal es el perejil, de ahí el color verde. El caldo también incluye papa, huevo y queso tierno.

Los cajamarquinos consideran que la sopa tiene propiedades medicinales y está demostrado ser un gran remedio para el mal de altura y adaptarse mejor.

Los mejores caldos son los que se sirven en los mercados, de hecho, un buen consejo en general, la mejor y más barata comida siempre se encuentra en los mercados locales.

Un buen Caldo Verde siempre se sirve con pan recién hecho de la zona, un poco de cancha (maíz tostado), lima y ají (salsa picante). Es como renacer después de terminar este plato de Cajamarca.

ESTE POST TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
¿POR QUÉ VISITAR LA FORTALEZA DE KUELAP EN PERÚ?

6. Visita el mercado

En tu lista de cosas que hacer cuando viajas, siempre debería estar “Visitar, comer y comprar en los mercados locales”.

Los mercados de Perú son una mezcla entre coloridos, sucios, abarrotados, malolientes, aromáticos y con el mejor precio para comer.

Allí siempre se pueden encontrar platos típicos cocinados artesanalmente ese mismo día, todos los puestos tienen menús que incluyen con una bebida (bastante azucarada) y un pequeño postre.

Siéntate en una silla vacía y disfruta de una comida caliente que te dará fuerzas para el resto del día.

No voy a profundizar mucho sobre la cocina peruana, mi consejo es que pruebes la comida tú mismo y encuentres tu favorita. Además, si preguntas en los puestos, casi siempre están felices de apañarte un plato vegetariano, recomiendo ser específico con lo que no comes y sobretodo muy flexible.

Cajamarca está rodeada por un valle muy fértil, lo que la convierte en el centro de productos agrícolas y es conocida por sus productos lácteos.

En los mercados, encontrarás frutas y verduras únicas, así como una gran cantidad de superalimentos que se comen aquí de toda la vida.

7. Convento de San Francisco

A un lado de la plaza de armas verás un gran templo con una plaza propia, es la iglesia de San Francisco, solo verlo desde fuera ya es una atracción en sí y es la iglesia más antigua de la ciudad.

Lo bueno es que la iglesia también incluye un santuario y un convento al que se puede ingresar por uno de los lados.

El Convento de San Francisco alberga el Museo de Arte Religioso, una colección de óleos coloniales y las catacumbas.

La visita al museo y las catacumbas cuesta solo 5 soles (menos de 2 dólares) y descubrirás un montón de salas escondidas, pinturas y objetos antiguos, podrás comprobar cómo eran las habitaciones originales de los monjes e incluso descubrir el claustro interior.

Aunque no seas una persona religiosa, vale la pena una visita.

8. Iglesias

Cajamarca tiene un total de seis iglesias de estilo colonial español: San José, La Recoleta, La Inmaculada Concepción, San Antonio, la Catedral y El Belén.

La arquitectura de las iglesias en esta ciudad es diferente a otras ciudades peruanas por las condiciones climáticas y geográficas. Cajamarca se encuentra en el norte con un clima templado; los constructores coloniales utilizaron la piedra disponible en lugar de la arcilla utilizada en las ciudades de la costa.

Encontrarás estas iglesias paseando por la ciudad, la ornamentación de sus fachadas merece una parada, algunas de ellas Patrimonio Cultural.

Si decides visitar una, te recomiendo la Iglesia de Belén. El complejo incluye la iglesia, el hospital de hombres ahora un museo médico y el hospital de mujeres ahora un museo arqueológico y etnográfico. Todos ocupando una cuadra entera de la ciudad.

Dentro de la iglesia se puede obtener una entrada que incluye la visita de 5 edificios incluyendo todo el complejo y la Sala de rescate de la que hablo en el siguiente punto. Por menos de 3 dólares puedes visitar este complejo y la entrada es válida por dos días.

9. Historia Inca

Cajamarca fue uno de los centros más importante del Imperio Inca. Fue el lugar donde los españoles capturaron al Inca Atahualpa, el último de los monarcas incas.

Aunque los españoles destruyeron la mayoría de los edificios incas, la ciudad aún conserva algunos de los sitios más importantes de la historia del Perú y edificios coloniales.

La fuente central en la plaza de armas es en realidad donde Atahualpa fue atado antes de ser asesinado.

Cerca de la plaza se puede visitar El Cuarto del Rescate donde Atahualpa ofreció a sus captores una oferta por su libertad: llenar la sala dos veces con plata y una con oro, aunque cumplió con la ofrenda, el Inca fue llevado a juicio y ejecutado, este hecho desencadenó la destrucción de la civilización Inca.

Los Baños Incas

A 15 minutos del centro se pueden visitar los Baños del Inca, ahora un balneario que utiliza el agua de los manantiales.

Caminando unas cinco cuadras desde la plaza llegarás a la Avenida Atahualpa, aquí podrás coger una combi para llegar a los baños.

Se dice que el lugar fue el balneario favorito del Inca Atahualpa. Hoy en día, puedes pagar una entrada y pasar el día en las aguas termales, dicen que los minerales en estas aguas de 70ºC son milagrosos y pueden curar muchas enfermedades.

Los Incas usaban las aguas para recuperarse después de las batallas, en los Baños se encontraron Atahualpa y Pizarro antes de ser enemigos, y dentro del complejo, se puede visitar la sala original donde solían bañarse los incas.

Alameda de los Incas

Por último, si quieres tener una clara del aspecto que tenían los incas, puedes visitar la Alameda de los Incas, también a 15 minutos del centro.

Coge una combi hasta el Coliseo para descubrir 14 estatuas incas que representan a cada uno de los incas que gobernaron. El escultor hizo cada estatua según documentos de diferentes historiadores.

La Alameda está en una plaza pública y se puede visitar a cualquier hora del día.

10. Los cajamarquinos

Cajamarca tiene una mezcla de diferentes culturas, conservan una fuerte cultura indígena mezclada con muchas otras.

Es una de las ciudades más seguras del país y nunca me he sentido insegura caminando por sus calles, a diferencia de otras ciudades del país. De hecho, la gente te ayudará sin pedírselo y siempre estará orgullosa de contarte las historias de la zona.

Los cajamarquinos son muy activos culturalmente, comparada con otras ciudades, Cajamarca tiene muchos teatros y cines, se realizan concursos de pintura y ferias del libro, cada vez que voy siempre encuentro una nueva exposición o un nuevo evento al que asistir.

Pero lo que más aprecio es la amabilidad y su espíritu acogedor.

Tengo dos ahijados viviendo aquí que amo incondicionalmente, así que no puedo ser muy imparcial porque cada vez que voy me siento bienvenida.

La mejor manera de averiguar cómo es su gente es visitarla.

¿Cómo llegar a Cajamarca?

Cajamarca está bien comunicada con Lima y otras ciudades del norte.

Solo he ido una vez en avión, a pesar de que es la manera más rápida de llegar, una hora. El único aeropuerto de Cajamarca es pequeño, pero tiene vuelos diarios desde Lima y otras ciudades importantes.

Excepto aquella única vez, siempre he viajado en autobús. Desde Lima hay muchas opciones de agencias.

Es un viaje nocturno de unas 15 horas, puede hacerse largo, pero personalmente estoy acostumbrada a viajar mucho en bus por Latinoamérica y definitivamente es la opción más barata.

Para elegir el bus más adecuado te recomiendo ir a la web de Red Bus donde puedes encontrar la mayoría de las empresas de transporte.

Si no te importa gastar un poco más, existen opciones VIP con asientos más cómodos y espaciosos, y aún más económicos que volar. La mayoría de las empresas incluyen una comida, mantas y al menos una película, ten en cuenta que en algún momento del viaje el autobús olerá mal, forma parte de todo viaje largo en bus.

Una hora antes de llegar a Cajamarca, el camino son solo curvas, si te mareas fácilmente no olvides una pastilla para este viaje. También es el momento perfecto para tomar una pastilla para el mal de altura si la necesitas.

Es una carretera estrecha y la única para llegar a la ciudad, todo tipo de coches y camiones pasan por aquí, no es extraño ver camiones atascados en las cunetas. Es parte de la experiencia y suena peor de lo que es, solo prepárate mentalmente.

 

¿Has estado en Cajamarca? ¿Tienes otras recomendaciones? Me encantaría saberlas, deja un comentario.
 

¿Te ha gustado el post? Compártelo en Pinterest:

10 cosas que hacer en la ciudad de Cajamarca, Peru | Viaja a Sudamerica | Blog de viajes
Bucket list to Cajamarca | Travel Peru | olgatribe.com #peru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.